CONSEJOS PARA EL MANTENIMIENTO DE SUS ARMAS:

 

-         Antes de manipular cualquier arma, compruebe que está descargada dirigiendo el cañón hacia un lugar seguro.

 

-         Cuando termine de usar un arma, limpie las superficies metálicas para quitarles la humedad de las manos con un trapo seco, y luego engráselas bien con aceite especial para armas, nunca con aceite para coches ni natural.

 

-         En las Escopetas semiautomáticas que funcionen con los gases del tiro, hay que limpiar el “pistón” de los gases cada vez que se utilice, ya que estos son muy corrosivos, y no ponerle aceite hasta que se vaya a guardar largas temporadas.

 

-         Las Escopetas que dispongan de “Choques” intercambiables, es recomendable desmontarlos y limpiarlos con frecuencia, así como la rosca del cañón, ya que si no se hace esto, pueden quedarse bloqueados. Es una buena costumbre después de usarlos, aflojarlos un poco y dejarlos así hasta el momento de limpiarlos. Se debe comprobar siempre que estén bien apretados antes de usarlos, ya que se pueden haber aflojado por cualquier motivo, incluso con las vibraciones de los vehículos al transportar las armas.

 

-         Es muy recomendable dejar los martillos disparados cuando se vaya a guardar el arma una larga temporada para que los muelles estén en reposo. Cuando se disparen los martillos no se debe dejar que las agujas den “en vacío” porque podrían romperse, por lo cual hay que poner un objeto duro para que golpeen sobre él, como un trozo de madera, una moneda, un cartucho vacío o un cartucho especial llamado “alivia muelles” que se puede adquirir en cualquier armería.

 

-         Al finalizar la temporada se recomienda llevar el arma a una armería especializada para que le realicen una limpieza en profundidad, donde se desmontará el arma por completo y se limpiarán todas las piezas una por una para luego montarlas y engrasarlas. Esta operación que se realiza solamente una vez al año, consigue que haya una conservación perfecta del arma a lo largo de los años.

 

-         Para realizar cualquier modificación o reparación en un arma, debe hacerse en una armería autorizada y especializada, ya que lo dicta el reglamento de armas, y le evitará desagradables sorpresas al ser manipuladas por manos inexpertas, las cuales suelen estropear mas que arreglar.